I tell you WHY...

Se les dará por añadidura

March 20, 2016

 

“El Padre sabe que ustedes las necesitan… Busquen más bien su Reino, y lo demás se les dará por añadidura”.

      Dijo a sus discípulos: «Por eso os digo:No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis: porque la vida vale más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido; fijaos en los cuervos: ni siembran, ni cosechan; no tienen bodega ni granero, y Dios los alimenta. ¡Cuánto más valéis vosotros que las aves! Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un codo a la medida de su vida? Si, pues, no sois capaces ni de lo más pequeño, ¿por qué preocuparos de lo demás? Fijaos en los lirios, cómo ni hilan ni tejen. Pero yo os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba que hoy está en el campo y mañana se echa al horno, Dios así la viste ¡cuánto más a vosotros, hombres de poca fe! Así pues, vosotros no andéis buscando qué comer ni qué beber, y no estéis inquietos. Que por todas esas cosas se afanan los gentiles del mundo; y ya sabe vuestro Padre que tenéis la necesidad de eso. Buscad más bien su Reino, y esas cosas se os darán por añadidura. «No temas, pequeño rebaño, porque a vuestro Padre le ha parecido bien daros a vosotros el Reino (Lc. 12, 22 – 32).

     A lo largo de todo el Evangelio hay una característica muy importante de la predicación de Jesús que se hace muy evidente en este pasaje de Lucas: El amor y la bondad de Dios, que se manifiestan en su providencia paternal. Es fundamental que crezcamos en esta conciencia: Dios es mi Padre. Dicha convicción tiene una serie de implicaciones que van a ir poco a poco transformando nuestra relación con Él y así mismo nuestra vida. Al darme cuenta de ese amor tan grande de Dios, mi Padre, hacia mí, surgirá en mí el deseo de responderle con mi amor, decirle un “yo también te quiero” con palabras y con obras. De la experiencia de ese amor brota “el buscar su Reino” de amor en los demás corazones. Todos estos buenos deseos se encuentran con la dificultad de nuestra condición humana débil: Las preocupaciones normales por las cosas de este mundo y nuestra propia limitación. De lo primero “Vuestro Padre sabe que las necesitáis”. De lo segundo, mirad la ternura y el amor con el que Cristo mismo nos lo afirma: “No temas, pequeño Rebaño, porque vuestro Padre ha querido daros el Reino”. Ahora sólo falta que queramos recibirlo…

Please reload

La vocación será siempre un misterio de Dios que hay que ir develando con paciencia y perseverancia.

September 28, 2016

1/4
Please reload

August 31, 2016

Please reload

Please reload

Please reload

  • YouTube - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Logo-Instagram3

© 2007 - 2020 Why Not Priest? All rights reserved.